lunes, 21 de diciembre de 2009

TODO TIENE SENTIDO, NADA ES CASUAL

Mientras Marruecos extorsiona a España con la complicidad de la Unión Europea, en Canarias se producen una serie de manifestaciones que hace confundir a la ciudadanía canaria. Para entender el fondo de estos acuerdos entre España o la Unión Europea con Marruecos, habría que remontarse al primer Tratado de Pesca Hispano-Marroquí, firmado en la ciudad marroquí de Fez, el 4 de enero de1969. Este Tratado fue como consecuencia de restituirle a Marruecos la soberanía de Sidi-Ifni, que fue tomada el mismo día del Tratado con la entrada del ejército aludita. Dicho Tratado fijado por una duración de 10 años, para las flotas pesqueras de Galicia, Valencia y especialmente Andalucía, cuando Marruecos, unilateralmente rompe el Tratado el 7 de julio del mismo año.

Marruecos cuando consigue una presa, pasa inmediatamente a la conquista de la siguiente. Por esas fechas, comenzaban las revueltas en el Sahara promovidas por grupos de saharauis agrupados en lo que sería posteriormente el Frente Polisario, cuyo único objetivo era la de independizar el Sahara de España. Fue el inicio por parte de Marruecos por anexionarse el Sahara. Primero expulsarían a los pesqueros españoles el caladero soberano y luego controlaría con artimañas al F.Polisario. Lo primero lo consiguieron “de facto”, lo segundo, nunca lograron a convencer a los saharauis, a pesar de pagar sobornos a algunos de ellos totalmente corruptos y conversos.


Cuando el 21 de septiembre de 1973, el general Franco comunicó a la Yemaá saharaui que España garantizará la integridad territorial del Sahara, reiterando solemnemente que la población saharaui determinará libremente su futuro, esto provoca la irritación de Hassan II, quien provoca el inicio de utilizar la extorsión contra barcos de pesca españoles para alejarlos de los caladeros de soberanía marroquíes. Fue el 10 de diciembre de 1973, cuando Marruecos de forma unilateral, extiende su autoridad sobre una zona económica exclusiva de 70 millas desde sus costas. A los barcos de la península les afectó en un 60% de su productividad, pero a la flota sardinal canaria, les afectó al 90%, pues al ser una pesca costera, se le obligó a trasladarse a los caladeros del Sahara con escasos recursos de capturas de estas especies.


Cuando España huye del Sahara, dejando a los entonces ciudadanos españoles saharauis a los pies del Rey Hassan II, se firma el primer Acuerdo de Pesca con un Sahara marroquí, esto sucedía en el año 1977. Un Acuerdo leonino para Canarias, con cláusulas de marroquizar paulatinamente toda la flota la pesquera canaria por cada ratificación del mismo. Cuando se aproximaba la fecha de un nuevo Acuerdo Pesquero, se producían “casualmente”, apresamientos con multas millonarias, reteniendo los barcos en el puerto de Agadir.

Con cada firma de un Convenio de Pesca, volvían los apresamientos con el objetivo de ir suprimiendo el número de barcos canarios a favor de crear una propia flota pesquera marroquí. La entrada de España en la Unión Europea, beneficia a Marruecos en sus ambiciones en el sector pesquero, acelerando los acontecimientos con la total desaparición de la flota canaria, hecho que se confirma en diciembre de 1995, haciéndose efectiva en octubre de 1999, año en que fue expulsada la flota española de los caladeros del Sahara.


La Dirección
de Anacef, que agrupaban a barcos canarios y españoles, tenía conocimiento que el acuerdo de 1995 sería el último, por lo que de forma desesperada, negociaban inteligentemente “a dos bandas y con las cartas marcadas” en la antesala de negociación del Tratado de Asociación UE-Marruecos, y para conseguir sus objetivos, se llevó al huerto al sector tomatero canario, presionando unidos en la manifestación de la plaza de la Feria, en contra de la firma del Tratado de Asociación, manifestación apoyada implícitamente por la Cámara de Comercio y la patronal de empresarios de Las Palmas, que no valoraron en ningún momento del daño económico que sufriría en el futuro las islas orientales de Canarias.

Por otro lado, supuestamente a espaldas del empresariado canario, Anacef negociaba directamente con Marruecos, la firma del Acuerdo Pesquero, poniendo sobre la mesa de Marruecos, todas las pretensiones de expansión empresarial canaria en el Sahara. A cambio, Anacef aceptaba de Marruecos, la expulsión de la flota pesquera española de los puertos canarios, también aceptaría la soberanía marroquí sobre los caladeros pesqueros de Canarias y del Sahara. Anacef se ofrecía en crear en Marruecos empresas mixtas, con puertos bases marroquíes, mientras Marruecos tendría que liberar la creación de empresas mixtas, con el 100% español, la libre descargas en puertos y trasbordos en alta mar, también exigía que el banco de Marruecos, no pusiese tantos impedimentos a la libre circulación de capital sobre el valor de la pesca exportadas al Japón. Marruecos siempre tiene un motivo para extorsionar: los apresamientos de pesqueros, Perejil, la inmigración en Ceuta y Melilla, las pateras en el estrecho y Canarias y la huelga de Aminetu Haidar.


Con la pesca española bajo control de la Unión Europea, Marruecos ofrece a la Unión Europea un nuevo Tratado rubricado el 29 de junio de 2005, entrando en vigor el 28 de febrero de 2007 para una duración de cuatro años prorrogables. Con este acuerdo todos los barcos de la Unión Europea, pueden acceder a los caladeros desde el estrecho de Gibraltar hasta Mauritania. A cambio, la Unión Europea tiene que abrir el mercado comercial a la exportación marroquí con el compromiso de ir aumentando los cupos de los productos hortofrutícolas producidos por Marruecos.


Hoy, diciembre de 2009, lo que era una sospecha, ya es una realidad en que se produjera casualmente en el mismo día, la firma del tratado de Asociación y el retorno a su casa de la activista saharaui Aminetu Haidar, con la devolución de su pasaporte marroquí.


Después de repasar todos estos hechos probados, tengo que afirmar que estaba todo predemitado, y aunque ni Marruecos ni España, esperaban la reacción de apoyo mundial a Haidar. El resultado final ha sido un revulsivo en el fortalecimiento de la causa saharaui.


Además con la huelga de hambre de la activista Aminetu Haidar, se ha puesto al descubierto ante el mundo, la falta de los derechos humanos en Marruecos. Pensaron que una simple expulsión desde el Aaiún a Lanzarote de la activista saharaui, pasaría impasible e inadvertida por la complicidad de Asuntos Exteriores español.


Pero le salió el tiro por la culata a los dos Estados que creían tener todo controlado. Sin embargo España y Marruecos han conseguido un resultado desigual. España ha perdido en todas sus formas de actuar. Marruecos gana y obtiene su Tratado con la Unión Europea, en esta ocasión, a un precio altísimo. Ha colocado la causa del pueblo saharaui en el punto de mira del mundo, levantando la moral del F.Polisario, quienes se estarán planteando sacar el Hacha de Guerra en el Sahara. Mientras España se ha quedado con un inmenso descrédito diplomático internacional. Quien verdaderamente ha perdido una vez más, es el pueblo canario. Si antes perdió el sector pesquero, ahora ha perdido el sector hortofrutícola. Goíriz al igual que Fontán, tendrá un lugar privilegiado en el Reino de Mohamed VI.


Antonio Rodríguez de León - DNI 42 697.787N

Presidente de la Plataforma por el Mar Canario

2 comentarios:

Joseph Affonso Xaxo dijo...

La Descapitalización de Canarias inducida por la combinación del Acuerdo que se firmará en Marzo de 2010 entre la UE y Marruecos y las "fusiones frías" de las cajas de ahorro canarias será, sin duda, catastróficas para las islas.

Despropiados de nuestros recursos pesqueros.

Despropiados de nuestra agricultura.

Despropiados de nuestro capital.

Y Comprometiendo la rentabilidad de nuestra industria turística.

Si, todo lo anterior tiene sentido y no nada es casual.

DORAMAS dijo...

Acuerdo aceptado por los políticos canarios, cuando deberían haberse opuesto a el. Y jugando la carta del voto a los presupuestos del estado, habrían conseguido muchísimas ganancias para estas islas.

El tiempo pondrá a cada uno de ellos en su lugar.